Amores celebra las bondades del mezcal en Oaxaca

os, a la herencia y al destilado que yace de sus imponentes magueyes, reflejo de la tradición y el legado que toma forma en una bebida: el mezcal, son razones suficientes para celebrar a la “bebida de los dioses”, por lo que, por séptimo año consecutivo, Mezcal Amores celebró la “Mezcal Amores Experience”, evento que celebra las bondades de esta bebida en el estado de Oaxaca.

Fueron dos días de celebración en los cuales el mezcal fue protagonista. Todo, en el marco natural de Oaxaca, cuyas tradiciones, sabores y colores convergen para enriquecer una bebida que forma parte de nuestra idiosincrasia y nos identifica como mexicanos. Siendo éste el escenario perfecto, Mezcal Amores anunció que continuará con su tarea de rescatar y dignificar el proceso, la zona y el trabajo de los maestros mezcaleros en Oaxaca.

Los más de 600 asistentes al evento tuvieron la oportunidad de convivir para conocer de primera mano el proceso artesanal con el que los maestros mezcaletros dan vida a esta bebida, así como las variaciones de la misma y aprovechar la oportunidad de familiarizarse con las notas ahumadas provenientes del maguey.

Con una tradicional Calenda que salió de la explanada de la Plaza Santo Domingo, en la capital de Oaxaca, iniciaron las actividades de la fiesta de bienvenida en el lugar anfitrión, el Hotel Casa Azul Oaxaca, donde en esa noche, entre meditación y música, inició el festejo con quienes viven cada año esta experiencia y buscan encontrarse con las amistades que materializaron en la edición anterior.

 En el segundo día del festejo, el día de la gran celebración, los asistentes recorrieron uno de los 18 centros mezcaleros con los que trabaja la marca para conocer el proceso del mezcal; ahí descubrieron el complejo sistema que rescata la preparación artesanal, desde la jima, el cocimiento de los corazones de maguey y la molienda, para pasar después a la fermentación y destilación del licor, resaltando la responsabilidad social que mantiene la marca con los hombres y mujeres que dan vida al mezcal.

Fue dentro del Pueblo Mágico de Mitla, en un campo rodeado por la majestuosidad de los magueyes, donde los presentes tuvieron la oportunidad de probar la gastronomía local con los sabores tradicionales de Oaxaca; entre el mole, las memelas, el queso, chicharrón, los grillos y las clásicas nieves de mamey, tuna o leche; todo, como parte de la experiencia que preparó la marca para sus invitados.

Esta celebración se perfila como un referente dentro de la creciente industria mezcalera, dignificando los atributos de una bebida prehispánica que, afortunadamente, se puede disfrutar en nuestros días e identifica a México en el mundo.

Fuente: forbes.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario