Fracasa reforma educativa en Oaxaca; nómina y gastos de operación se incrementan

Desde el 2015, cuando el gobierno reestructuró administrativamente el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) e implementó en la entidad la reforma educativa, las autoridades han erogado 5 mil millones de pesos más en nómina y gastos de operación; esto, a pesar de que habían afirmado que el uso de los recursos se eficientaría, pues serían suprimidos inmediatamente aviadores y el personal irregular que, supuestamente, había sido introducido al sistema por la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Las autoridades estatales y federales, culparon a la CNTE de haberles arrebatado el control del sector educativo y haber ocasionado un quebranto; sin embargo, lejos de registrar algún ahorro con los nuevos funcionarios que se hicieron cargo de la dependencia, las condiciones económicas han empeorado, según lo establece un comparativo realizado con los últimos cuatro presupuestos de Egresos de la Federación.

En 2015, año en que el gobierno de Gabino Cué Monteagudo desapareció y volvió a crear el IEEPO, con el objetivo de invalidar los acuerdos firmados entre el magisterio y las anteriores administraciones locales, para el otorgamiento de diversos puestos “clave” –como direcciones y jefaturas en áreas operativas– la dependencia dispuso de un presupuesto de 17 mil 788 millones de pesos para el pago del sueldo de maestros y trabajadores administrativos.

A partir de entonces, dijeron las autoridades, ningún docente más sería contratado sin que presentara los exámenes obligatorios que contempla la Ley del Servicio Profesional Docente, además de que serían despedidos o reubicados aquellos que no cumplieran con el perfil idóneo.

Pese a ello, en 2016, durante el último año de gobierno de Cué Monteagudo, el sector educativo de Oaxaca obtuvo un presupuesto de 20 mil 177 millones de pesos, un incremento de 2 mil 389 millones de pesos, aun cuando, en teoría, había comenzado el proceso de depuración de la nómina.

No sólo eso, pues mientras en los medios de comunicación se anunciaba que los educadores que participaran en paros y protestas sufrirían el descuento de los días no trabajados, además del levantamiento de actas administrativas que derivarían en despidos en caso de acumular cuatro inasistencias, en 2017, durante el primer año de gobierno de Alejandro Murat, el IEEPO recibió recursos por 21 mil 745 millones de pesos, mil 568 millones de pesos más en relación con 2016 y 3 mil 957 millones más en comparación con 2015.

Los dos directores que se hicieron cargo del “nuevo IEEPO” entre 2015 y 2017, Moisés Robles Cruz y Germán Cervantes Ayala, reiteraron una y otra vez, que con la intervención de las autoridades estatales, la crisis económica en el rubro educativo sería superada.

No obstante, ninguno de los dos hizo público el monto de los descuentos efectuados en contra de maestros faltistas ni el monto recuperado gracias a la detección y eliminación de aviadores y tampoco el número de docentes que fueron cesados por no cumplir con la reforma educativa.

Mientras eso sucede, en la actualidad, en 2018, el Instituto de Educación dispondrá de 22 mil 521 millones de pesos, 776 millones de pesos más, que en 2017.

Consultada al respecto, la Secretaría de Prensa y Propaganda de la Sección 22, sostuvo que, hasta enero, ninguno de sus integrantes había sido despedido del servicio profesional docente, a pesar de las constantes movilizaciones efectuadas por la organización durante los últimos dos años y medio.

El sindicato reveló, además, que tras la promulgación de la reforma educativa, sus 80 mil simpatizantes tramitaron juicios de amparo, que fueron remitidos a diversos juzgados federales con sede en el estado de Puebla.

Todos esos recursos, apuntó, fueron enviados al archivo sin ser resueltos, bajo el argumento de que no era necesario un fallo, si antes no era despedido algún trabajador debido a las modificaciones hechas a la Ley General de Educación.

Si el comparativo de los recursos utilizados por el IEEPO se remontan al 2014, año previo a la refundación de la dependencia, la diferencia presupuestal con 2018, es de 8 mil 150 millones de pesos.

Lo anterior significa que, en cuatro años, la nómina y el gasto operativo del IEEPO aumentó 56 por ciento, al pasar de  14 mil 371 millones de pesos, en 2014, a  22 mil 521, en 2018.

Fuente: http://www.encuentroradiotv.com

Comentarios

comentarios

Deja un comentario