Joven de la UNAM abre segunda biblioteca en Sierra Mixe de Oaxaca

En busca de lograr una transformación social en los niños, que los induzca a leer el libro correcto, la activista Adriana Kupijy Vargas Huitrón inició la recolección de textos para crear la Biblioteca Comunitaria de la Ranchería Flores en la Sierra Mixe de Oaxaca.

La estudiante de la licenciatura en Pedagogía de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, consideró incorrecto decir que a los niños no les gusta leer, lo que pasa es que no se les proporciona el libro adecuado.

La oriunda del municipio de Santa María Tlahuitoltepec recordó que hace un año logró crear la primera Biblioteca Comunitaria en la Ranchería Tejas en la Sierra Mixe de Oaxaca, mediante la donación de más cuatro mil libros, de los 500 previstos.

Dijo que ahora esa biblioteca del Rancho Tejas funciona en un edificio comunitario, aunque enfrenta algunas problemáticas, como que no hay nadie que la supervise.

Agregó que ella se encarga de atender a los niños en vacaciones y también de hacer algunos talleres.

“Esta vez estuvimos haciendo cuentos que sean tradición oral de la comunidad y trabajando con algunas técnicas de dibujo y lectura en voz alta”, dijo Adriana Kupijy.

Derivado de ello, la Ranchería Flores se interesó en el proyecto, por lo que han iniciado la recolección de libros para crear la Biblioteca Comunitaria en ese lugar. Con este objetivo instalaron un stand en la Feria Internacional del Libro de los Universitarios (Filuni) de la UNAM, que permanecerá hasta el próximo 1 de septiembre, en donde la gente puede donar libros, rompecabezas, loterías y memoramas.

Para la nueva Biblioteca Comunitaria de la Ranchería Flores, se requieren libros infantiles y literatura juvenil, porque la población que se atenderá allí es de este sector.

A diferencia de la Biblioteca Comunitaria de Tejas, se espera que ésta tenga un espacio más grande, porque además de las escuelas de nivel básico tiene un telebachillerato.

Vargas Huitrón comentó que trabaja en la descentralización del conocimiento de las zonas urbanas a las rurales, trazar caminos para que todos tengan el derecho a acceder a la misma información.

Respecto a la falta de atención que enfrenta la primera Biblioteca Comunitaria, sostuvo que se buscan recursos para pagarle a una persona que esté en forma permanente, por lo que reciben apoyos para lograr este objetivo.

Lamentó que hasta el momento no hayan podido tener ningún acercamiento con las autoridades culturales del país para que apoyen este tipo de proyectos, por lo que todo se ha hecho por autogestión y a iniciativa de ella y su hermana.

Asimismo, informó que se tiene previsto abrir la segunda Biblioteca Comunitaria en la Sierra Mixe este mismo año, pues el primer cargamento de libros ya fue enviado para allá, al que se sumarán las donaciones de algunas instituciones de la UNAM.

Por último, detalló que la biblioteca en la Ranchería Flores estará ubicada en un inmueble proporcionado por la Regiduría de Educación, con base en los usos y costumbres que rigen en el lugar. ​

Por: Milenio

Comentarios

comentarios

Deja un comentario