La nueva escalada de EU es “terrorismo económico”: Venezuela

Caracas. Venezuela acusó ayer a Estados Unidos de terrorismo económico y de buscar la ruptura del diálogo con la oposición, al responder a las nuevas sanciones que congelan todos sus activos en territorio estadunidense, decisión que aplaudió el líder opositor Juan Guaidó.

Desde Lima, el asesor de Seguridada Nacional de Estados Unidos, John Bolton, advirtió que el tiempo del diálogo terminó y ahora se ha pasado a la acción. Asimismo, pidió aplicar más sanciones contra Caracas, durante su participación en un encuentro en Lima al que asistieron medio centenar de representantes de países que apoyan a Guaidó.

En contraste, Rusia y Cuba rechazaron las nuevas acciones estadunidenses contra Venezuela, que incluyen el congelamiento de todos los activos del gobierno bolivariano; además, los estadunidenses tendrán prohibido participar en transacciones con cualquiera que se determine que respalda al presidente Nicolás Maduro o a su gobierno. Los que apoyen al mandatario venezolano tampoco podrán ingresar a territorio estadunidense, de acuerdo con el decreto firmado anteanoche por el mandatario Donald Trump.

El gobierno bolivariano “denuncia ante la comunidad internacional una nueva y grave agresión de la administración Trump con acciones arbitrarias de terrorismo económico contra el pueblo de Venezuela, manifestó la cancillería del país sudamericano.

Agregó que con esta nueva ofensiva, Washington y sus aliados apuestan por el fracaso del diálogo político entre las delegaciones del mandatario y de Guaidó, con la mediación de Noruega, ya que le temen a sus resultados y beneficios.

Advirtió que no permitirá que esta tendenciosa escalada de agresiones afecte las conversaciones, iniciadas en Oslo a mediados de mayo pasado y trasladas a Barbados en julio.

Detalló que el bloqueo económico, financiero y comercial ya en marcha ha ocasionado severas heridas en la sociedad venezolana durante los últimos años, y sostuvo que el único objetivo es ahorcar al pueblo para forzar un cambio de gobierno inconstitucional en el país.

Enfatizó que no conformes con el robo ilegal de la petrolera Citgo y las sedes diplomáticas venezolanas, la Casa Blanca y sus aliados procuran nuevas oportunidades y recursos para usurpar y saquear aquello que le pertenece a los más de 30 millones de venezolanos.

Maduro, quien ya enfrenta un embargo petrolero estadunidense desde abril y una serie de sanciones entre su principales colaboradores, reiteró su voluntad inquebrantable de alcanzar acuerdos nacionales en diferentes dimensiones, para fortalecer aún más la democracia y garantizar el derecho del pueblo a vivir en paz.

El canciller Jorge Arreaza informó que su país enfrentará la nueva orden ejecutiva con una arquitectura alternativa económica, que incluirá el refuerzo de navieras y provedores de insumos básicos. Agregó que el diálogo entre el gobierno y la oposición arrojará los primeros acuerdos, cuando Estados Unidos deje de bombardear el proceso.

A su vez, la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, denunció que la orden es una amenaza social y para el comercio mundial que busca frenar el desarrollo de las mesas de negociación.

Guaidó aplaude el bloqueo

Guaidó, reconocido como presidente encargado por Estados Unidos y medio centenar de países, celebró la decisión de Trump y sentenció que todo aquel que pretenda hacer negocios con el gobierno de Maduro colaborará a efectos de la justicia internacional con una dictadura y será sujeto de sanción y cómplice de crímenes que no prescriben.

Aclaró que el proceso de negociación se mantendrá porque lo que nosotros estamos generando son las condiciones para una solución real a la crisis.

En Nueva York, el representante de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, exigió una respuesta de ese organismo internacional a las agresiones de Washington contra Caracas y, sobre todo, contra la población venezolana.

La cancillería de Rusia rechazó las nuevas sanciones y expresó que son una continuación del terror económico contra el gobierno bolivariano, mientras el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, las calificó de ensañamiento brutal hacia Venezuela.

En Lima, Bolton explicó que esta amplia orden ejecutiva autoriza al gobierno de Estados Unidos a identificar e imponer sanciones a cualquier persona que continúe proporcionando apoyo al ilegítimo régimen de Nicolás Maduro.

Durante la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela, Bolton agregó: a Rusia y China les decimos que su apoyo al régimen de Maduro es intolerable, particularmente para el régimen democrático que remplazará a Maduro. Le decimos nuevamente a Rusia, y especialmente a aquellos que controlan sus finanzas: no dupliquen una mala apuesta.

Estados Unidos impuso a Venezuela sanciones similares a las aplicadas contra Cuba, Corea del Norte, Siria e Irán.

En el cierre de la reunión organizada por el Grupo de Lima, los países asistentes señalaron que esperan que el bloqueo de Estados Unidos permita más pronto que tarde la salida de Maduro.

México y Uruguay, que han defendido la no injerencia en los asuntos venezolanos, no acudieron al encuentro. De último minuto no participaron, habría que preguntarles a ellos por qué, mencionó el canciller de Perú, Néstor Popolizio, al entregar las conclusiones de la conferencia.

Aliados de Caracas como Cuba, Rusia, China y Turquía fueron invitados al considerar que podían tender puentes con Maduro, pero tampoco acudieron.

Por: La Jornada

Comentarios

comentarios

Deja un comentario