La SEP olvidó la reconstrucción de escuelas en Oaxaca por cinco meses, ASF

La Secretaría de Educación Pública dejó de supervisar las labores de reconstrucción de las escuelas durante cinco meses en el estado de Oaxaca, donde hubo más afectaciones después de los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017.

Mientras miles de niños estudiaban en aulas provisionales o reubicados en otros planteles, la Auditoría Superior de la Federación detectó que la SEP no dio el seguimiento para que se ejercieran 356 millones 700 mil pesos, que habían sido autorizados en noviembre de ese año y que se gastaron cinco meses después, hasta abril de 2018.

Ese lapso coincide con la renuncia del entonces titular de la SEP, Aurelio Nuño, quien dejó el cargo para convertirse en el coordinador de campaña de José Antonio Meade, candidato a la Presidencia por el PRI. En su lugar entró Otto Granados, quien quedó al frente de las labores de supervisión en los estados hasta el final de la administración peñista, en noviembre de 2018.

Con los sismos del 7 y 19 de septiembre, casi 20 mil escuelas en 10 estados del país resultaron con algún nivel de afectación y el gobierno calculó, inicialmente, destinar al menos 10 mil millones de pesos del Fonden para los trabajos de reconstrucción. Han pasado 18 meses y aún hay escuelas sin trabajos de reconstrucción en varios estados.

En la revisión del gasto ejercido del Fonden, la ASF señala que el gobierno de Morelos primero solicitó recursos para la reconstrucción de tres edificios del Instituto Tecnológico de Zacatepec, pero no intentó cobrar antes el seguro para casos de desastre.

En el caso de la Ciudad de México, sí se cobraron los seguros cuando se repararon el Hospital Juárez y de los Centros de Salud T-III Dr. Maximiliano Ruiz Castañeda y Dr. Duque de Estrada, a cargo del gobierno federal y local, solo que “no se obtuvieron los dictámenes de las aseguradoras que indicaran los montos que cubrirían por las afectaciones del sismo a los inmuebles”.

Al supervisar cuatro de los contratos más importantes de reconstrucción de instalaciones deportivas en la Ciudad de México, se observaron grietas y fisuras que fueron reparadas durante el tiempo que duró la auditoría, señala el resumen general de la ASF.

Las auditorías incluyen la revisión de recursos destinados a infraestructura del sector salud y a gastos emergentes que se autorizan, siempre y cuando concluyan en un plazo máximo de 30 días.

En Puebla, se echó mano de recursos de acciones emergentes que no pueden durar más de 30 días para celebrar contratos de arrendamiento por un año.

En medio del desastre, también se entregaron apoyos a las micro y pequeñas empresas, por parte del Instituto Nacional del Emprendedor, solo que de de 133 millones 300 mil pesos que se auditaron de entregas de apoyos para trabajos de reconstrucción, no comprobaron 36 millones 300 mil pesos.

Sin atlas de riesgo ni planes de prevención

La ASF acreditó que el 85.3% de los 592 municipios con declaratoria de desastre por los sismos no contaban con un Atlas de Riesgo. Tampoco tenían un programa de trabajo que ayudara a fortalecer la protección civil y los planes de contingencia. Y de las nueve entidades federativas afectadas por los sismos, el 44.4 por ciento (Chiapas, Ciudad de México, Morelos y Veracruz) contó con un Programa de Protección Civil Estatal

“La protección civil en materia de sismos continúa privilegiando un enfoque reactivo, en lugar del preventivo”, indica la ASF.

Fuente mexico.com

Comentarios

comentarios

Deja un comentario