Lamentan en su natal Tlaxiaco que Yalitza no triunfara

Un ‘¡ah!’, invadió la plaza pública de Tlaxiaco, en Oaxaca y después un silencio total quedó en el ambiente cuando Yalitza Aparicio no ganó como Mejor Actriz por Roma ante la británica Olivia Colman.

Ya nadie aplaudió, el público asistente que lanzó porras hasta en tres ocasiones ante una pantalla gigante, cuando había esperanza, quedó impávido.

Mientras, un hombre soltaba una pancarta con un leyenda que rezaba “Tlaxiaco, somos Yalitza, no discriminación”, que portó en espera de que la maestra normalista que salió de este poblado y se convirtió en la primera actriz indígena en competir por la estatuilla, ganara el Oscar.

Los asistentes, que no superaban las 300 personas, fueron convocados por la autoridad municipal para presenciar y festejar el posible triunfo de la actriz oaxaqueña; momentos antes se inauguró un mural que fue pintado en el mercado Benito Juárez por tres artistas plásticos del colectivo Pelota Mixteca.

La imagen fue realizada en la técnica de la gráfica esténcil y mide 5 metros de altura y es parta de la escena de la película Roma. En tanto, un compositor llamado Humberto Reyes El H entonó un corrido en honor a Yalitza Aparicio.

Tanto mujeres como hombres originarios de esta localidad conocida como “el París chiquito” reconocieron que una mujer de origen indígena ponga en alto el nombre de México en el mundo.

Graciela Hernández, quien trabaja en una farmacia, aún con su timidez, admitió que Aparicio logró romper estereotipos y pese a su imagen y ataques discriminatorios ha salido adelante: “nos enorgullece muchísimo”.

Anahí, quien trabaja en una tortillería, dijo que Yalitza es un claro ejemplo a seguir, una ventana de oportunidad para la gente de Oaxaca, para los indígenas y evidencía que cuando se quiere, se puede.

El primo orgulloso

El pequeño Fabián, primo de la actriz, reconoció en su lengua materna: “¡Qué chingona es Yalitzia!”, agitándose y gritando.

Familia humilde

La morada de los papás de la actriz es de madera y apenas, hace una década, el terreno fue adquirido por el patriarca, luego de rentarlo por muchos años.

Fuente Milenio

Comentarios

comentarios

Deja un comentario