Latinoamericanas toman calles contra inequidad y violencia

ECUADOR.- Pañuelos verdes por la legalización del aborto en Argentina. Huelga de “brazos caídos y piernas cerradas” en el Congreso de Ecuador. Guirnaldas de papel con nombres de víctimas de feminicidio en Bolivia. Flores y velas en el reclamo de justicia por la muerte de 41 niñas por el incendio de un hogar de acogida en Guatemala.

De norte a sur, cientos de miles de mujeres de América Latina proclamaron en su día la desobediencia contra el patriarcado que padecen a diario bajo la forma de violencia física y simbólica y de desigualdad en materia de derechos en una de las regiones del mundo en las que el machismo todavía impera con fuerza.

“El feminismo es la revolución del momento”, dijo a The Associated press Luciana Asur, una estudiante de 23 años con los senos pintados de rosa y verde mientras participaba de una multitudinaria movilización en Buenos Aires desde Plaza de Mayo hasta el Congreso, donde en los próximos días se iniciará la discusión del proyecto por la despenalización del aborto, una de las consignas centrales de la jornada de protesta.

“La sociedad tiene que transformarse para que las mujeres seamos igual de libres”, apuntó la activista que llevaba sobre el cuello un pañuelo verde, color que simboliza a la campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, un reclamo de vieja data en el país sudamericano que no ha logrado prosperar en el parlamento entre otros motivos por la resistencia de la Iglesia Católica.

Frente al Congreso, un grupo de artistas yacían en el piso tapadas con sábanas blancas. Cada una tenía pintura roja sobre el vientre, simbolizando las víctimas de abortos clandestinos.

“Mientras ustedes debaten, nosotras morimos”, decía un cartel colocado a los pies de una de las artistas.

Según un informe de 2016 del Ministerio de Salud de Argentina, se realizan entre 370.000 y 522.000 abortos por año, cifras que son estimativas por tratarse de una práctica clandestina.

Actualmente la legislación solo permite la interrupción del embarazo en casos de violación o peligro para la vida o la salud de la mujer.

“Paramos contra los despidos, el ajuste del gobierno y por aborto legal, seguro y gratuito. Paramos porque venimos a decirle basta a las violencias femicidas y travesticidas y a las violencias econo´micas y estatales que las sustentan”, expresaron a través de un documento las organizaciones sociales y políticas que impulsaron la marcha.

Según referentes del movimiento feminista, desde diciembre de 2015 el crecimiento del desempleo se ha cebado más con las mujeres, que además se han visto perjudicadas por la reforma del sistema jubilatorio.

La diferencia entre el salario medio de las trabajadoras argentinas y sus compañeros varones es de 27%, afirman referentes sindicales, pero sube a 35% en los trabajos más precarios. Además, las mujeres sufren dos o tres puntos más de desempleo que los varones.

El fuerte impulso del colectivo “Ni una menos” contra la violencia machista si bien logró imponer esta problemática en la agenda pública de Argentina, aún es alarmante la cifra de feminicidios.

El Observatorio de la Violencia contra las Mujeres Ni una Menos, perteneciente al movimiento la Matria Latinoamericana (MuMaLa), indicó que en 2017 se registró un feminicidio cada 29 horas en Argentina.

Fuente: AP

Comentarios

comentarios

Deja un comentario