Latentes, 93 líos agrarios en Oaxaca

Al menos 93 conflictos territorial-agrarios están latentes en Oaxaca. La mayor cantidad de los clasificados de alto y mediano riesgo se ubican en la zonas de la Mixteca, la Sierra Sur y Valles Centrales.

Datos de la Junta de Conciliación Agraria, del sistema de Información agraria, 2015, señalan que, de los 93 conflictos prevalentes, 34 son de atención prioritaria de alto riesgo y 59 de atención permanente de mediano riesgo.

Respecto de los de atención prioritaria, 9 se concentran en la Mixteca; 9 en Valles Centrales; 5 en el Istmo; 4 en la Sierra Sur y el mismo número en la Costa; 2 en el Papaloapan; 1 en la Cañada; en tanto que en la Sierra Norte no se considera ninguno como de alto riesgo.

En el caso de los 59 de mediano riesgo 13 están en la Mixteca, 12 en Valles Centrales, 10 en la Sierra Sur; 7 en el Papaloapan; 5 en la Costa; mientras que en la Cañada, Istmo y Sierra Norte 4 cada uno.

La información recopilada en el informe Conflicto y Violencia en Oaxaca, publicado por la Dirección General de Población de Oaxaca (Digepo), fue elaborado por el investigador Carlos Moreno Derbez, maestro en antropología social por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El investigador analiza que este tipo de conflictos debe de observarse desde distintos componentes, como la tierra y el territorio, el componente histórico, político administrativo, político y jurídico.

En estos dos últimos, expuso, son los más complejos, pues, por un lado, las circunstancias de distribución de la población municipal y de confluencia con los territorios agrarios, “propician condiciones para que las decisiones entre autoridades municipales y representantes agrarios no sean coincidentes y se generen conflictos sobre las decisiones de los predios que deben destinarse a la infraestructura comunitaria o la participación en tequios u otras formas de participación socioeconómica”.

De acuerdo con la misma información, hay aproximadamente 140 organizaciones que inciden de alguna manera en las definiciones del conflicto; a éstas hay que agregar a los “abogados o asesores, muchos de ellos profesores, que han surgido de las comunidades en conflicto o que se han contratado para dar seguimiento jurídico o asesoría en general, para sustentar las pretensiones que se manejan en las controversias o en los procesos conciliatorios”.

 Por: NVI Noticias

Comentarios

comentarios

Deja un comentario